El PP espera su momento