El PNV llama a sus bases a no relajarse aunque las encuestas les favorezcan