Se encierran en un cajero para evitar su desahucio