Los detenidos en Francia tenían dos pistolas y abundante material informático