Oleguer y Mireia Pujol casi duplicaron sus patrimonios en los últimos años