El Supremo absuelve a una etarra condenada a 29 años