Los Mossos admiten que hubo una comunicación no oficial con la policía belga sobre el imán de Ripoll