El primer disparo fue "mortal de necesidad" pero Montserrat remató a Carrasco