Oltra, ‘cocinera’ de pactos