Moncloa recibe a su nuevo inquilino