Mismo mensaje, pero diferente tono, de la oposición al independentismo en el Parlament