Blesa señala a los clientes como los culpables de las preferentes