Cañete, el ministro que come yogures caducados y se ducha con agua fría