El Memorial de las Víctimas del Terrorismo utiliza a un etarra arrepentido en una campaña europea contra el radicalismo