Mas, confiado de su inocencia, espera el apoyo de miles de catalanes en el juzgado