Las Martas, en libertad