Tras el chivatazo, Marjaliza quemó, un día de niebla, tres carros con papeles de la Púnica