Marín: adiós a un político de los de antes