Rajoy asegura que que "no variará su política penitenciaria".