Rajoy, con la llave de su investidura al alcance de su mano