Mariano Rajoy, un auténtico superviviente político