Sánchez y Rajoy comienzan su encuentro con evidente frialdad