Rajoy no está dispuesto a salir a perder