Rajoy prepara un discurso más breve, más político y más conciliador