Rajoy aprovecha su estancia en Pontevedra para pasear y pensar