La simpática anécdota de Rajoy con dos monjas en Lugo