Una llamada de la Moncloa propició que Rajoy y Mas hablaran por teléfono