Los Reyes y la Infanta Elena acuden a la capilla ardiente de Fraga