Madina comprende el “paso atrás” de Rubalcaba