Dos semanas para llegar a un acuerdo casi imposible sobre educación