El Rey ya tiene ganas de "tirar las muletas por ahí"