La célula yihadista desarticulada ejercía "propaganda, captación y radicalización"