Una científica altera sus genes y consigue evitar el envejecimiento