El PP se queda solo en su pretensión de tumbar la justicia universal en España