Doña Cristina facilitó el lucro familiar con su "colaboración silenciosa" en Aizoon