Rosell apuesta por más horas extraordinarias y por salarios variables