El Gobierno balear elimina los liberados institucionales y las subvenciones a los sindicatos