Aznar, de momento, seguirá dando la batalla desde el mundo de las ideas