Wert defiende que la reforma no cambia el modelo lingüístico ni "minusvalora" el catalán