El juez Castro culmina más de tres años de investigaciones con la Infanta en el banquillo