Las discrepancias del juez Castro y del fiscal Horrach marcan el interrogatorio de la Infanta