El ministro del Interior defiende que la ley de seguridad mejora el derecho de manifestación