Rajoy busca hueco para el exministro reprobado Fernández Díaz