El auditorio se vacía cuando Jordi Pujol toma la palabra