La hermana de Jordi Pujol, la primera en recibir la confesión