Jordi Pujol Ferrusola, tras los pitidos al Rey