Los vecinos de Jerez, hartos de la maldición de los alcaldes corruptos