Javier Fernández, a su llegada a la reunión con el grupo parlamentario socialista