Isabel Carrasco se sentía amenazada