La jefa etarra, Iratxe Sorzabal, está acusada de varios asesinatos